sábado, 7 de septiembre de 2013

Ética promiscua vs 50 sombras...




"Cada persona que conoces te ofrece un espejo único en el que ver una nueva imagen de ti.  Y cada amante engrandece tu visión del mundo y profundiza en tu propio conocimiento."  Dossie Easton & Janet W. Hardy


Hay libros grandes que son voluntariamente modestos. Y hay otros que, como una tormenta tropical, hacen un ruido atronador pero con los que, al leerlos, tu curiosidad e interés se secan enseguida. 
Leí tres cuartas partes del primer volumen de la famosa trilogía y tuve la misma sensación que al mascar un chicle. Con cierta chispa al principio y cada vez más insulso según iba avanzando. Estoy de acuerdo en que es posible que haya contribuido a que algunas personas se acerquen a sus fantasías con una calma o legitimidad de la que antes que carecían. Pero son solo eso, fantasías, pues lo que el libro transmite en el fondo son los mismos estereotipos de siempre sobre la sexualidad y las relaciones amorosas.
Hoy, antes de escribir esta entrada, he hecho una rápida consulta en google comparando los resultados de la búsqueda de “50 sombras…” con los de “Ética promiscua”, y los números son un tanto escandalosos, tanto con los títulos en inglés como en español. Es más, de este último no he encontrado ninguna reseña que no provenga de algún blog pequeño y personal como el mío. Es probable que las haya, pero yo no he sido capaz de dar con ellas.
Esta pesada y errática introducción, que no sé si viene a cuento de nada, es en lo que yo pensaba estas últimas semanas cuando releía algunos de los capítulos que más me han impresionado de “Ética promiscua”. Y digo releer porque, bajo un lenguaje sencillo y un estilo casi de manual de ayuda, este libro habla de temas complejos con respeto y generosidad, poniéndose siempre a la altura de cualquier lector y huyendo del pedestal de la pedantería.
El libro, al menos en su edición en español, se define como “Una guía práctica para el poliamor, las relaciones abiertas y otras aventuras”. Y, aunque certero, a mí me resulta un poco limitado,  pues prefiero verlo como un paso más en la aventura del conocimiento. 
En un tiempo en que casi todas las causas parecen casi perdidas, ampliar los horizontes del amor, de las relaciones personales y del placer debería ser algo más y mejor que una lejana utopía. Y como Dossie y Janet dicen al final de su libro, hacer de la abundancia un fetiche es una saludable manera de entender la vida.
Un último consejo para los que se animen con esta aventura. Si hay algo que te aburre, o que en ese momento no te interesa, pasa de largo y sigue leyendo.  Pero déjalo cerca, porque es un libro de múltiples lecturas.

15 comentarios:

Mar dijo...

Mi querido Marlowe, qué sorpresa ver que tras un tiempo sin actualizar nuestros respectivos blogs, ambos escribimos sobre tema similar. (Aunque tú mejor y de manera más coherente que yo)

Coincido contigo en la necesidad de libros como Ética promiscua y la difusión de esa "utopía" del poliamor.

Un placer como siempre leerte.

Besos.

Anónimo dijo...

Tiene usted un error de ortografía.

Anónimo dijo...

"que antes que carecían"
Creo que tiene usted un error.

Marlowe dijo...

Mar,

A mí me gusta mucho más tu publicación. Pero eso no es una novedad, pues siempre me ha encantado tu estilo.

Me alegro de verte, aunque sea en este pequeño espacio.

Un fuerte abrazo.

Anónimo,

No veo esa falta que comentas. Para mí sigue siendo, "de la que antes carecían".

Gracias y un saludo.

amy sum dijo...

Existen libros que se quedan a tu lado, ya sea en forma física o en tus recuerdos y surgen con detalles cotidianos.

Inicié apenas la lectura de 50 sombras, de momento lo veo como un libro normal, aclaro que nunca he leído literatura erótica, por lo menos hasta ahora, aunque tu sugerencia es digna de tomarse en consideración.

Gracias por el dato, son importantes las opiniones de otras personas cuando estás intentando iniciar algún proyecto nuevo, en mi caso éste tipo de literatura.

Un saludo Caballero

Marlowe dijo...

amy sum,

Espero que disfrutes tu incursión en este género.

Un saludo.

algamarina dijo...

Un placer recorrer este lugar!

Bienvenido!

Saludos azules desde mis playas que esperan...

May Mercurio dijo...

Hola Marlowe :)

Estoy de acuerdo con tu análisis, me hace gracia leerte y la pasión que le pones, bueno pues sí ciertamente hay libros, películas, música y de todo que son como una tormenta tropical pero que a mucha gente no nos deja ni huella pese a todo el ruido que hacen (a otros sí y es bien respetable por supuesto)
No tengo el libro pero, esta semana sin falta me haré con él, pues tengo bastante curiosidad, me encanta la cita del comienzo; "Cada persona que conoces te ofrece un espejo único en el que ver una nueva imagen de ti. Y cada amante engrandece tu visión del mundo y profundiza en tu propio conocimiento."
Sí, nos enriquece cada persona con la que nos encontramos, nos amamos, nos follamos, y nos abrazamos, y también enriquecemos, claro...
Al final todo es una cuestión de seguir creciendo interiormente a través de los demás y con los demás.

¡Saludos!

Marlowe dijo...

May,

Espero que compartamos impresiones sobre el libro en algún momento.

Un abrazo.

May Mercurio dijo...

Vale putón ético ;)
(jaajaj)

Un beso.

anuar bolaños dijo...

¿Has sentido alguna vez que habitas en un enjambre?

Rock and Love dijo...

Gracias por el resumen. No pensaba leerlo, pero... nunca se sabe.

Marlowe dijo...

anuar,

Cada día.
Un saludo.

Rock and Love,

Eso. Nunca se sabe.
Saludos.

damadrid dijo...

Ya sé que un blog es algo personal, donde los demás somos invitados que deben ser educados y portarse bien, pero...
echo de menos sus publicaciones, la verdad...

damadrid dijo...

Echo de menos sus post...
Un saludo