lunes, 30 de julio de 2012

Ese tiempo que se escapa...



Me rodeo de libros que no he leído
Con el propósito de hacerlo
Pero no ahora
En algún momento futuro
Son planes sin ejecutar
Promesas que me hago a mi mismo
En las que a veces pienso
Como un asesino saborea
Su crimen perfecto




sábado, 28 de julio de 2012

Palabras ajenas - Christopher Hitchens



"Ojalá no me hubieran introducido tan pronto a la estrecha relación entre una oscura excitación sexual y el acto de infligir -o recibir- dolor."

viernes, 27 de julio de 2012

Erika Lust y las 50 sombras


Salgo de mi letargo veraniego con el único propósito de expresar mi asombro e irritación por la supuesta crítica perpetrada por Erika Lust sobre Grey y sus sombras en la edición digital de ayer de El País.

Empecemos diciendo que cada quien lee lo que le da la gana y que no es necesario justificar por qué algo te atrae o te disgusta. Pero algo diferente es pretender hacer una crítica seria con argumentos tan peregrinos como el hipotético machismo de la novela, sustentado entre otras cosas en la virginidad de la protagonista o en frases (y cito literalmente) de la enjundia de “hombre domina a mujer pero ella es una perra que disfruta”. ¿Y…? 

Además, en un momento inolvidable de la reseña, la autora pierde algo más que el norte al comparar el Oscar ganado por Kathryn Bigelow y el que en su día perdieron Sofía Coppola y Jane Campion con fundamentos tan sólidos como que la película de la primera era de guerra y con “machitos”, mientras que las obras de las perdedoras eran “demasiado femeninas”.

Espero sinceramente que cuando Erika escriba desde su corazón, su coño y su mente lo haga con más talento y rigor.

Y ahora, más que nada para divertirme un poco, mis frívolas opiniones sobre las obras o autoras citadas:

·          Las Sombras. No la he leído, ni pienso hacerlo. Tengo la impresión, que no certeza, de que es más una novela rosa, con cierto grado de “peligro”, dirigida a un público objetivo similar al de la saga Crepúsculo (tampoco la he leído, aunque tengo fuentes fiables que me informan al respecto).

·          Erica Lust. Solo he visto una de sus películas y de forma fragmentaria, por lo que no puedo opinar sobre ella. Eso sí, no recuerdo que me excitase especialmente, lo que tampoco tiene nada de particular.

·         Kathryn Bigelow. Una directora con mucho oficio y con algunas películas notables, pero con la que nunca he conectado demasiado. No obstante, el año que ganó la lotería del Oscar competía con directores y/o películas de un nivel no superior al suyo. Su principal rival era James Cameron con “Avatar”, con lo que queda dicho casi todo.

·         Sofía Coppola. No me gustan sus películas, a pesar de intuir su talento. Desde “María Antonieta”, me prometí a mi mismo no repetir la penosa experiencia.

·         Jane Campion. Una directora valiente y con un universo extraordinariamente personal. “El piano” me impactó en su día, aunque también me pareció una obra desequilibrada. Pensar que podía ganar al Spielberg de “La lista de Schindler” es pedir demasiado. Su última película, “Bright Star”, me parece una joya de auténtico y desaforado romanticismo. Mucha gente no piensa como yo.