jueves, 2 de agosto de 2012

Trastornos de madrugada


Esta noche
Me habría gustado
Abofetear tu cara
Pero no hubiese sido yo
Quien la abofeteaba

Me habría gustado
Cercenar tus labios
Domesticar tu lengua
Poseer tu aliento
Incendiar tu boca

Y me habría gustado también
Esconderme en tus entrañas
Arañar cado centímetro de piel
Romper todos los relojes
Y deshacer mis manos en tus nalgas

Pero esta noche
No sé quién estaba allí
Pues no era solo yo
El que tanto te anhelaba

5 comentarios:

ohma dijo...

Qué era su otro yo?
Un hombre con dos personalidades, creí entender.
A mi lo de " domesticar tu boca" me parece genial.
Besos.

Némesis dijo...

Tengo que confesar que ésta entrada me ha fascinado... Un saludo.

laprincesa{Celta} dijo...

Una noche perfecta...

May Mercurio dijo...

Aquí no valen análisis(me digo a mí misma), no, no voy a intentar diseccionar las palabras.
Me quedo con la intensidad, la profundidad, el punto animal..desatado.
Es hermoso.

Saludos :)

Marlowe dijo...

ohma,

A mí también me parece genial... conseguirlo.

Némesis,

Gracias por tu comentario.

princesa,

Extraña más que pefecta.

May,

Me alegro de que te haya gustado.

Un saludo,