lunes, 14 de mayo de 2012

Ficciones


Probablemente hubiese preferido ser un personaje de ficción, pero cuando ya he doblado el recodo del camino me contento con ser alguien real. Lo que, por otra parte, no resulta tan fácil.

6 comentarios:

Nuda Veritas dijo...

Hasta de este lado se te ve una persona de verdad, Marlowe.

Un abrazo verdadero

laprincesa{Celta} dijo...

¿Puedo elegir ficción? Aunque sólo sea un ratillo...Marian de Locksley, doncella de fuerte personalidad, tierno corazón y virtuosa de la espada.

Un abrazo.

MONSIEUR VALMONT dijo...

Pues también lo hubiese querido pero no me contento y mientras más aprendo más complicado es.

Saludos

Marlowe dijo...

Nuda,

Un abrazo para ti también.

princesa,

Puedes elegir lo que desees. Si no la has visto, te recomiendo una deliciosa película "Robin y Marian".

Un abrazo,

Monsieur Valmont,

Solo aprendemos para darnos cuenta de nuestra inagotable ignorancia.

Un saludo y gracias por la visita.

Anónimo dijo...

Diría que ser una de persona de verdad, aunque no resulte muy fácil, es bastante más intenso que ser un personaje de ficción.

Un abrazo,

lulla

Marlowe dijo...

Una observación muy inteligente, lulla.

Un abrazo,