lunes, 6 de febrero de 2012

El Deseo


“La grande force est le désir.”
G. Apollinaire

El Deseo
De sorber cada minúsculo fragmento
Y jugar
Con los ojos vendados
Hasta que la última carta
Nos desvela
Quien  "juega" siempre
La misma partida

El Deseo
Inevitable
De habitar la noche y sus misterios
Y abandonar
Por un brevísimo instante
La  férrea conciencia
Que nos habita y devora

El Deseo
Ese Deseo violento
Casi suicida
Que no entiende
De pactos ni de plazos
Para el que sobran versos
Y faltan diccionarios

5 comentarios:

entremaliada dijo...

Así es como a veces me siento, jugando siempre la misma partida, necesito cartas más altas ya...

descalza dijo...

El deseo, que a veces nos conduce por caminos a los que nunca pensamos que llegaríamos.

Un beso

Marlowe dijo...

entremaliada,

Sí, a veces es complicado, pero no siempre son las cartas sino cómo jugamos con ellas. O con nosotros mismos.

descalza,

O a sitios donde ya hemos estado. Pero volvemos, siempre volvemos.

Un beso

Mar dijo...

Ante los deseos que nos abruman ... meditación Zen. Es el consejo desinteresado del día!!!

Besos.

Marlowe dijo...

Mar,

Será una vulgaridad dentro del contexto, pero prefiero dar azotes.

Un abrazo.