lunes, 23 de enero de 2012

Desquicios de madrugada




¿Somos un grupo de gente corriente
hechizada por un sueño extraordinario
o almas extraordinarias
atrapadas en una vida corriente?
En las noches insomnes
imaginamos un mundo
que la vigilia desvanece
con tan sólo tocarlo.
Pero también,
como las estatuas oscuras
de un panteón olvidado,
nos alzamos espléndidos
bajo la temblorosa luz
del parpadeo ajeno.
Puede que la vida
sea sólo eso,
un suspiro que se escapa,
un violento ajetreo,
un cansado ir y venir
entre puñetazos y besos.


7 comentarios:

nim dijo...

Ni nosotros ni la vida, somos nada extraordinario, son las cosas que hacemos, las que logramos con esfuerzo y paciencia, las que hacen de lo uno y de lo otro, lo que deseamos que sean.

Saludos.

Señorita Demakrada dijo...

La vida es lo ke vivimos

Un abrazo!

Marlowe dijo...

nim,

La vida sí que es extraordinaria. En realidad, es lo único que nos va a suceder, pues antes o después no hay nada. Otra cosa bien diferente es lo que hacemos con ella.

Un saludo,

Señorita Demakrada,

La cuestión es cómo decidimos vivirla. Alguna capacidad, por pequeña que sea, sí que tenemos para alterar el curso de los acontecimientos.

Un abrazo,

Yunuén Rodríguez dijo...

Me gustó eso del parpadeo ajeno. Saludos.

Marlowe dijo...

Yunuén,

Es lo que somos. O, más bien, donde somos.
Un saludo.

May Mercurio dijo...

la vida es todo un amalgama de luces y sombras..y, todo tiene su lugar y su valor.
Quizá nos falte saber respirarlo y saber aceptarnos y aceptar, no sé..

Marlowe dijo...

May,

Aceptarnos es, con suerte, la tarea de una vida.