lunes, 2 de mayo de 2011

El spanking como pequeño gesto cotidiano




Antes de que creásemos etiquetas y nos sintiésemos irremediablemente atraídos por esta deliciosa práctica sexual, el spanking existía. Existía y sigue existiendo de manera cotidiana a nuestro alrededor. ¿Cuántas parejas de cualquier edad y condición la practican sin ponerle nombre? ¿En cuántas ocasiones vemos un pequeño e íntimo azote en el culo entre dos personas? Observad a vuestro alrededor a las parejas que caminan agarradas, a las que se despiden en la calle, a las que se abrazan en la calle, a las que juegan y tontean. Y, por supuesto, no me refiero en absoluto al azote como medida punitiva. Hablo de intimidad, cercanía, juego y erotismo.