jueves, 15 de diciembre de 2011

Dirty make up


Te fui a buscar a la estación como en otras ocasiones, y cuando te vi cruzar la puerta supe de inmediato que querías provocarme. Porque una de las normas es que no podías maquillarte y, a pesar de  todo, ahí estabas, con los ojos pintados y un deliberado exceso de colorete en las mejillas.
Me callé y no dije nada. Subimos a un taxi y le indiqué al conductor que nos acercase a mi casa. Pero no a la dirección exacta, sino a un callejón mal iluminado que hay en la parte de atrás. Cuando bajamos, dejé pasar un par de minutos hasta que desapareció en la noche. Entonces, me giré y te di dos sonoras bofetadas. Te cogí del pelo y, como a la perra desobediente que estabas demostrando ser, te arrastré hasta el rincón más oscuro. Te puse de rodillas, me saqué la polla y te meé en la cara sin contemplaciones. Después, eso sí, te di mi pañuelo para que te quitases hasta el último atisbo del jodido maquillaje.

12 comentarios:

Mar dijo...

Salir sin maquillaje es horroroso, esa carucha pálida y sin alegría... está muy muy feo. Yo es que la entiendo a ella la mar de bien (empatía 100%).

nim dijo...

Yo con estas cosas siempre me pregunto lo mismo... en realidad fue un castigo?? ;)

Un beso.

algamarina dijo...

Ingeniosa manera de hacer que ella se lave la cara! La desobediencia se castiga, y yo diría, que ese castigo, fue deliciosamente leve.

Excita leerlo!

Saludos desde mis bahías que lo esperan...

Sweet dijo...

Recuerdos, recuerdos, recuerdos...

Monica dijo...

Las 2 bofetadas me han dejado extasiada, no me importa que me giren la cara de vez en cuando.

Marlowe dijo...

Mar,

No, si yo también la entiendo. Pero ya sabes lo que pasa...

nim,

Los castigos on otra cosa.
Saludos.

algamarina,

Di que sí, la higiene lo primero.
Un saludo,

Sweet,

Dirty memories.

Mónica,

Siempre que te la pongan después en el sitio que le corresponde, supongo.

May Mercurio dijo...

Me has producido un escalofrio...
Interesante blog :)

Marlowe dijo...

May,

Sería un hipócrita si dijese que no me alegro.

Olivia dijo...

lo mejor de las ordenes... desobedecerlas, sin duda!

Marlowe dijo...

Olivia,

¡Sin duda! Sobre todo si la desobediencia es la puerta de acceso a otras actividades.

LadyNabua dijo...

Me gustó desde la primera vez que lo leí y de vez en cuando lo releo en busca de ese delicioso cosquilleo. Me encanta.

Marlowe dijo...

Gracias. Reconozco que es también uno de mis favoritos.