sábado, 19 de noviembre de 2011

Palabras ajenas - Paul Auster


Acerca de Philippe Petit:

"En ningún momento del acto pensé que pudiera caerse. El riesgo, el temor a la muerte, la catástrofe no formaban parte del espectáculo. Philippe había asumido total responsabilidad por su propia vida y yo sentía que nada podría alterar esa resolución. El equilibrismo no es un arte mortal, sino un arte vital, de una vida vivida con plenitud; lo que equivale a decir que la vida no se esconde de la muerte, sino que la mira directamente a los ojos. Cada vez que Philippe se sube a una cuerda, toma posesión de esa vida y la vive en toda su regocijante inmediatez, en toda su dicha."

3 comentarios:

algamarina dijo...

Emotiva reflexión!

Mis saludos húmedos...

Rosaida dijo...

No cabe duda que a Philippe se le dispara la adrenalina cada vez que camina sobre la cuerda floja.

Un beso desde mi Jardín.

Marlowe dijo...

Un saludo, algamarina.

Rosaida,

Cuando vi el documental sobre Philippe tuve la sensación de que vivía con esa carga extra de adrenalina de manera permanente.
Un beso.